domingo, 2 de octubre de 2011

Me desquicio, me desquicio por tonterías, quiero que todo sea perfecto y todos sabemos que la perfección no existe, mejor así, si hubiera gente perfecta, momentos perfectos y vidas perfectas todo sería aburrido, nadie cometería errores y nadie podría sentir la satisfacción de aprender de ellos, nunca tropezaríamos dos veces con la misma piedra y no necesitaríamos olvidar porque todo sería perfecto. Yo creo que las imperfecciones son las que más acercan las cosas a la perfección, por extraño que parezca. Porque a veces son las cosas más imperfectas las que nos hacen creer que la perfección existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores