martes, 13 de septiembre de 2011

Hay días que es mejor no levantarse, días en los que me gustaría desaparecer, ser invisible. Es difícil explicar cómo me siento, si, es difícil, porque después de todo ya no sé no como sentirme. Hay días que me olvido de todo y sonrío, días que soy feliz, pero hay otros que no me apetece ni levantarme de la cama. Muchas veces es mejor mirar solo por mi, porque aunque me duela es lo mejor. Muchas veces lo arriesgo todo con el fin de ganar algo y la mayoría de veces fracaso, pero ese mínimo de posibilidades de que salga bien me da las suficientes fuerzas para intentarlo, aunque después pierda pero aun así sigo, me caigo y me levanto, porque de eso se trata. Todo el mundo tiene derecho a rendirse, pero eso sí, siempre volveremos a luchar porque cuando de verdad queremos algo, hacemos cualquier cosa por conseguirlo. Podemos cometer los mismos errores muchas veces pero ¿que más da? cuanto mas duro sea el camino, mayor será la recompensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores